¿Cuántas inventoras conoces? Este fin de semana ha sido el día de la mujer, y la semana pasada mencionamos a una verdaderamente importante que revolucionó el uso de los refrigeradores en las viviendas, pero, ¿sabéis qué hizo Josephine Cochrane?

Inventoras en la historia

A lo largo de la historia se pueden encontrar numerosos ejemplos de inventoras, y si bien es cierto que no se las reconoce lo suficiente (ni se las da a conocer lo suficiente), cada vez somos más los que nos interesamos por sus figuras y su relevancia en la actualidad.

¿Sabías que las neveras eléctricas las inventó una mujer? ¿y los limpia parabrisas? Pues como estos, iremos viendo distintos ejemplos de mujeres que revolucionaron la vida cotidiana de los habitantes de todo el mundo. Hoy comenzaremos con Josephine Cochrane. ¿Qué hizo y cómo se ha ganado un post? ¡Vamos a verlo!

Josephine Cochrane. Ama de casa e inventora del siglo XIX

Josephine Cochrane era una ama de casa casada con un comerciante textil y político estadounidense, William Apperson Cochran. Como te puedes imaginar, con la posición de su marido, la familia Cochran ocupaba un lugar destacado en la sociedad norteamericana del siglo XIX, y a consecuencia de esto participaban y celebraban numerosas cenas y reuniones.

Este trajín de invitados implicaba el uso de las vajillas más valiosas. ¿Quién no ha roto algún plato alguna vez mientras fregaba? Los sirvientes de Josephine lo hacían constantemente, y a consecuencia de ello, comenzó a plantearse cómo podrían limpiarse los platos sin fregarlos a mano.

Así, en 1886, Josephine Cochrane, bisnieta de John Fitch (sí, el inventor del barco de vapor), creó la primera máquina para lavar las vajillas. Al principio era muy rudimentaria, una caldera de cobre con compartimentos hechos a base de tela metálica, pero con el tiempo fue mejorando su prototipo, hasta que consiguió hasta cinco patentes, participó en la Exposición Universal de Chicago en 1893 (en la que ganó un premio a la mejor invención mecánica), se reunió con la alta sociedad americana, con propietarios de hoteles y promocionó su lavavajillas en los periódicos.

Los friega platos de Josephine Cochrane triunfaron en grandes superficies como hoteles y restaurantes. Sin embargo, para las cocinas domésticas, estos aparatos resultaban excesivamente grandes y aparatosos por lo que habría que esperar a la llegada de otros inventores en el siglo XX para que se crease el lavavajillas eléctrico.

Bibliografía

  • FENSTER, J. M.: The Woman Who Invented the Dishwasher; American Heritage of Invention & Technology, 1999, 54-61.
  • VALENZUELA, A.: “¿Cuándo se inventó el lavaplatos?” en RTVE.es. Madrid, 2013.
  • Imagen extraída de la publicidad de los lavavajillas de Garis-Cochrane en el Chicago Blue Book de 1903, pag. 789.